Acción formativa: Es la dirigida a la adquisición y mejora de las competencias y cualificaciones profesionales de los trabajadores, pudiéndose estructurar en varios módulos formativos con objetivos, contenidos y duración propios. Pueden impartirse de forma presencial, a distancia o mixta y teleformación.

Área profesional: Se entiende por área profesional un ámbito de actividades productivas afines que conlleva un desarrollo profesional homogéneo dentro de una familia profesional y de los conocimientos y habilidades que son necesarios para alcanzarlos. Se caracteriza por la relación entre las actividades profesionales, el uso de las tecnologías, la circulación de la información, el lenguaje, los tipos de productos y las habilidades y conocimientos que se desarrollan.

Base de cotización: La base de cotización se calcula añadiendo a las retribuciones mensuales que tenga derecho a percibir el trabajador o que realmente perciba, de ser éstas superiores, la parte proporcional de las pagas extraordinarias y las demás percepciones de vencimiento superior al mensual o que no tengan carácter periódico y se satisfagan en el ejercicio.

Bases de cotización, mínimas y máximas: Anualmente se establecen bases de cotización (mensual o diarias) mínimas y máximas para las distintas contingencias y categorías profesionales de los trabajadores (grupos de cotización).

Bonificación: Cantidad que se pueden deducir las empresas que desarrollan acciones formativas incluidos los permisos individuales de formación para sus trabajadores de las liquidaciones a la Seguridad Social, en concepto de cuota de formación profesional.

Carta de presentación: Es uno de los documentos que se utilizan en el proceso de búsqueda de empleo. Es un escrito en el que se señala nuestra disposición a trabajar en una empresa. La carta de presentación acompaña al Curriculum vitae y pretende atraer la atención del responsable de selección de personal que nos tenga en consideración como candidato a cubrir un puesto de trabajo.

Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales: Es el instrumento del Sistema Nacional de Cualificaciones Profesionales y Formación Profesional en el que se ordenan todas las cualificaciones profesionales susceptibles de reconocimiento y acreditación.

Categoría profesional: Indentifica en el Régimen General el puesto de trabajo desempleado por el trabajador.

CCC: Código numérico que la Tesorería General de la Seguridad Social asigna a los empresarios y demás sujetos responsables del pago de cuotas al Sistema de la Seguridad Social. Se corresponde con los antiguos números patronales y de inscripción.

Certificado de profesionalidad: Oferta de formación ligada al Catálogo Nacional de Cualificaciones profesionales con valor para el empleo, y dependiente de la administración laboral. No cuenta con valor académico. Es un documento que acredita a un trabajador/a en una cualificación profesional del Catálogo Nacional. Son emitido por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Certificado digital SILCON: Tiene por objeto la actualización y consulta de datos por parte de representantes de empresas y, expresamente, para el sistema RED.

CNAE: Actividad desarrollada por la empresa según la Clasificación Nacional de Actividades Económicas, declarada por la empresa o en su caso por el trabajador autónomo. Incide en el importe del empresario o trabajador, autónomo cotizan por accidentes de trabajo y enfermedad profesional.

Cofinanciación privada: Aportación de la empresa a los costes de formación, que consiste en una cuantía resultante de la diferencia entre los costes totales de formación y la bonificación aplicada por la empresa.

Contingencias comunes y contingencias profesionales: Puede entenderse por contingencia el riesgo cuya materialización provoca el estado de necesidad, protegible mediante la prestación de Seguridad Social correspondiente. Las contingencias comunes son aquéllas que no guardan relación con el desempeño de una actividad laboral, en tanto que las contingencias profesionales se derivan, directa o indirectamente, del trabajo. Así, la enfermedad común y el accidente no laboral se incluyen entre las contingencias comunes, ya que aparecen sin relación alguna con el trabajo. El accidente de trabajo y la enfermedad profesional pertenecen al grupo típico de las contingencias profesionales, por estar asociadas al desempeño de un trabajo o actividad. A partir de la Ley de Igualdad efectiva de mujeres y hombres, también tienen la consideración de contingencias profesionales los riesgos durante el embarazo y durante la lactancia natural, porque su existencia está asociada al desempeño de un puesto de trabajo contrato y, fuera de él, no habría riesgo.

Contratación de minusválidos: Esta modalidad fue creada para facilitar la integración laboral de las personas con discapacidad. Existe la obligación de contratar a minusválidos en todas las empresas públicas y privadas que tengan 50 o más trabajadores. La contratación para los trabajadores con alguna discapacidad puede tener distintas modalidades, como:

  • Contrato para la formación de trabajadores minusválidos
  • Contrato temporal de minusválidos
  • Contrato en prácticas para minusválidos
  • Empleo selectivo
  • Indefinida

Contrato a tiempo parcial: Se celebra cuando se haya acordado la prestación de servicios durante un número de horas al día, a la semana, al mes o al año, inferiores a la jornada completa. En esta modalidad se puede contratar por tiempo indefinido o por duración determinado o por duración determinada. No se pueden celebrar contratos a tiempo parcial los contratos para la formación y en la modalidad contractual de anticipación de la edad de jubilación como medida de fomento de empleo.

Contrato de interinidad: Este contrato tiene como finalidad sustituir a un trabajador con derecho a reserva de puesto de trabajo para cubrir temporalmente ese puesto de trabajo durante el proceso de selección o promoción, para su ocupación definitiva. Durará mientras subsista el derecho del trabajador sustituido a la reserva de puesto de trabajo, o por el tiempo que dure el proceso de selección o promoción para cubrir dicho puesto, en cuyo caso no se excederá de tres meses. Se extinguirá por la reincorporación del trabajador sustituido, o por el tiempo establecido para la incorporación, así como el transcurso del plazo de tres meses para el caso de un proceso de selección.

Contrato de obra o servicio determinado: Es aquel que se firma para la realización de una obra o servicio, con autonomía y cuya duración sea incierta. En convenios se podrán identificar aquellos trabajos o tareas que pueden cubrirse con estos tipos de contrato. La duración vendrá marcada en función del tiempo estipulado para la realización de una obra o servicios. Si se trata de un tiempo superior al año, para efectuar la extinción habrá que comunicarlo con una antelación de 15 días.

Contrato de relevo: Se concierta con un trabajador en situación de desempleo o que tuviera concertado con la empresa un contrato de duración determinada, para sustituir parcialmente a un trabajador de la empresa que se jubila de manera parcial, ya que simultáneamente trabaja a tiempo parcial en la empresa, además de estar jubilado. Puede celebrarse a jornada completa o a tiempo parcial, pero la duración de la jornada deberá ser como mínimo, igual a la reducción de la jornada acordada por el trabajador sustituido, que deberá estar comprendida entre un 25 y un 85%.

Contrato de trabajo a domicilio: Este tipo de contrato se da cuando la prestación del servicio se realiza en el domicilio del trabajador, o en un lugar libremente elegido por él, sin vigilancia del empresario.

Contrato de trabajo de grupo: Se caracteriza por acordarse entre un empresario y el jefe de un grupo de trabajadores considerado en global, no teniendo el empresario derechos y deberes, sobre cada uno de los miembros, ya que el Jefe de Grupo tiene la representación de estos trabajadores, respondiendo de las obligaciones de dicha representación.

Contrato en prácticas: Sirven para facilitar las prácticas profesionales a los trabajadores con título universitario o formación profesional de grado medio o superior, e incluso otros títulos, siempre y cuando estén reconocidos oficialmente como equivalentes y que habiliten para el ejercicio profesional. Además de dichas titulaciones, se exige no haber transcurrido más de cuatro años desde que se acabaron los estudios o de seis años cuando el contrato se concierte con un trabajador discapacitado.

Contrato en sustitución por anticipación de la edad de jubilación: Su fin es la contratación de trabajadores desempleados para sustituir a aquellos trabajadores que anticipen su edad de jubilación de 65 a 64 años. La duración de esta modalidad contractual es de un año, como mínimo.

Contrato eventual por circunstancias de la producción: Se celebra para responder a las exigencias del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos, que surgen en la empresa, en un momento determinado. Por convenio colectivo se podrán fijar las actividades en las que pueden contratarse trabajadores eventuales y los criterios de adecuación a la plantilla. La duración máxima será de 6 meses en un periodo de un año.

Contrato indefinido de fijos-discontinuos: Es el que se realiza para trabajos que son fijos pero no se repiten en determinadas fechas, produciendo discontinuidad en el tiempo. Imprescindible es que figure:

  • La duración prevista para la actividad.
  • La jornada estimada y su distribución horaria.

Contrato indefinido: Es todo contrato que concierta la prestación de servicios por un tiempo ilimitado. Puede ser tanto de palabra o como por escrito, con la excepción, de los acogidos al programa de fomento de la contratación indefinida, minusválidos, etc.

Contrato para el fomento de la contratación indefinida: Tiene como objeto facilitar el empleo estable para trabajadores desempleados y aquellos sujetos a una relación laboral de carácter temporal. El contrato se concertará por tiempo indefinido.

Contrato para la formación: Este contrato tiene como finalidad la adquisición de formación teórico-práctica necesaria para la realización adecuada de un trabajo que requiera algún tipo de cualificación o acreditación. Para ello, los trabajadores deben ser mayores de 16 años y menores de 21.

Contrato temporal para trabajadores desempleados en situación de exclusión social: El objetivo es fomentar la contratación de aquellos trabajadores en situación de exclusión social, que están desempleados. La situación de exclusión social se acreditará y se determinará por la pertenencia a colectivos tales como los perceptores de rentas mínimas de inserción, personas que no puedan acceder a las prestaciones, jóvenes de entre 18 y 30 años de instituciones de protección al menor, etc.

Contratos de inserción: Para participar en programas públicos de realización de obras y servicios de interés general y social. El objetivo que se persigue es por un lado, la adquisición de experiencia laboral, y por otro, facilitar la mejora de la ocupación al desempleado. Los trabajadores contratos bajo esta modalidad no pueden repetir su participación hasta pasados tres años.

Crédito de bonificaciones: Cuantía de que dispone una empresa para financiar a través de bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social las acciones formativas que realicen sus trabajadores.

Cualificación profesional: Conjunto de competencias profesionales con significación en el empleo que pueden ser adquiridos mediante formación modular u otros tipos de formación, así como a través d la experiencia laboral.

Cuota de formación: Resultado de aplicar el tipo de 0.70% a la Base de cotización por las contingencias profesionales a la Seguridad Social. Cuota de FP= Base de Cotización x 0.7%= total expresado en euros (€)

Cuota: Las cantidades a ingresar a la Seguridad Social, llamadas cuotas, se calculan aplicando a la base de cotización del trabajador un porcentaje o tipo de cotización que corresponde a cada contingencia protegida.

Curriculum Europass: Documento (Curriculum Vitae normalizado) que sirve para presentar las capacidades y cualificaciones del interesado de una manera clara y eficaz en toda Europa.

Datos identificativos: Número de Seguridad Social, Número de DNI, NIE o pasaporte, domicilio, teléfono móvil, y correo electrónico del trabajador.

Domicilio Social: Domicilio de la empresa o empleador para el Código de Cuenta de Cotización. Este domicilio puede no coincidir con el domicilio en el centro de trabajo en el que el trabajador reste servicio.

Familia profesional: Conjunto de cualificaciones en las que se estructura el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, atendiendo a criterios de afinidad de la competencia profesional.

Formación bonificada: Para la financiación de la formación de los trabajadores, las empresas disponen de un crédito, cuyo importe resultará de aplicar a la cuantía ingresada por cada empresa el año anterior en concepto de cuota de formación profesional, el porcentaje establecido anualmente, determinado en función del tamaño de la empresa (número de trabajadores), siendo el crédito mínimo de 420 €

Grupo de Cotización (GC): El grupo de cotización que aparece en nuestras nóminas determina el puesto de trabajo dentro de la empresa de cara al convenio y el sueldo que se ha de cobrar. Es la categoría o grupo profesional que le corresponde al trabajador de acuerdo con la actividad o puesto de trabajo que desempeña, atendiendo a criterios establecidos en el convenio colectivo de aplicación en la empresa. Por ejemplo la categoría de los auxiliares administrativos se corresponde con el grupo de cotización 7. Cada uno de los actuales 11 grupos, de los 12 establecidos en el Decreto 56/1963, de 17 de enero, en los que se clasificaron, a efectos de cotización a la Seguridad Social, las categorías profesionales existentes en las distintas Reglamentaciones de Trabajo, en equiparación efectuada mediante Orden de 25-6-63. Los grupos 1 a 7 comprenden bases de cotización mensuales y los grupos 8 a 11 bases de cotización diarias.

Instituto Nacional de Cualificaciones (INCUAL): Es el responsable de definir, elaborar y mantener actualizado el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales y el correspondiente Catálogo Modular de la Formación Profesional.

Modalidad contributiva y no contributiva: Se aplican estos términos, en general, a las clases de las prestaciones según se calcule o no su importe sobre las cotizaciones efectuadas al Sistema de la Seguridad Social. La modalidad contributiva tiene un carácter eminentemente profesional, destinada a la protección de los trabajadores cotizantes, en tanto que la modalidad no contributiva se dirige a la protección de quienes, acreditando una situación de carencia o insuficiencia de recursos, no han cotizado nunca al Sistema de la Seguridad Social o no han cotizado lo suficiente para acceder a prestaciones del nivel contributivo. La cuantía de las pensiones y asignaciones de la modalidad no contributiva se fijan anualmente en la Ley de los Presupuestos Generales del Estado.

Modalidad de cotización: Se distinguen cuatro:

  • Cotización adicional por horas extraordinarias: la remuneración que obtengan los trabajadores en concepto de horas extraordinarias, con independencia de su cotización a efectos de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, estará sujeta a una cotización adicional, destinada a incrementar los recursos generales del sistema de la Seguridad Social.
  • Cotización por contingencias comunes: en la base de cotización no se computa la cantidad percibida en concepto de horas extraordinarias.
  • Cotización por contingencias profesionales: En la base de cotización si se computa la cantidad percibida en concepto de horas extraordinarias.
  • Cuotas de recaudación conjunta: desempleo, fondo de Garantía Salarial y Formación Profesional.

Niveles de cualificaciones de los certificados de profesionalidad: Son los que se establecen atendiendo a la competencia profesional requerida por las actividades productivas con arreglo a criterios de conocimientos, iniciativa, autonomía, responsabilidad y complejidad, entre otros, de la actividad a desarrollar. Existen 5 niveles:

  • Nivel 1: competencia en un conjunto reducido de actividades de trabajo relativamente simples correspondientes a procesos normalizados, siendo limitados los conocimientos teóricos y las capacidades prácticas a aplicar.
  • Nivel 2: la formación asociada a este nivel requiere un conjunto de conocimientos iniciales correspondientes a un nivel de preparación que sea equivalente al de Grado en Educación Secundaria Obligatoria, independiente de la forma de su adquisición.
  • Nivel 3: la formación asociada a este nivel de cualificación requiere un conjunto de conocimientos iniciales correspondientes a un nivel de preparación que sea equivalente al de Bachiller, independientemente de la forma de su adquisición.
  • Nivel 4: La formación asociada a este nivel de cualificación requiere un conjunto de conocimientos iniciales correspondientes a un nivel de preparación que sea equivalente al de grado universitario. Actualmente no está recogido en el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales.
  • Nivel 5: La formación asociada a este nivel de cualificación requiere un conjunto de conocimientos iniciales correspondientes a un nivel de preparación que sea equivalente al de grado universitario. Actualmente no está recogido en el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales.

Ocupación: Para los trabajadores por cuenta ajena, identifica la actividad que realiza el trabajador distinta a aquella que constituye la actividad general de la empresa. Determina un tipo de cotización empresarial específico para la cobertura de las prestaciones por accidentes de trabajo y enfermedad profesional.

Razón social: Atributo legal que figura en la escritura o documento de constitución que permite identificar a una persona jurídica y demostrar su constitución legal.

Régimen: Régimen en el que se haya incluido el trabajador en el periodo de referencia – General, Régimen especial para Trabajadores Autónomos, Régimen Especial del Mar o Minería del Carbón-.

Tipo de cotización: Es el porcentaje que se aplica a las bases de cotización para la obtención de las cuotas de la Seguridad Social. El tipo de cotización se distribuye entre el empresario y el trabajador, salvo las correspondientes a Accidentes de Trabajo y Enfermedad Profesional y Fondo de Garantía Salarial, que va a cargo exclusivamente de la empresa.